sábado, 1 de octubre de 2011

Cómo salvar un negocio ante una situación de crisis

            No cabe duda que ante la aparición sorpresiva o no de aquellas señales que nos muestran la existencia de una fuerte crisis en las empresas, es hace necesario la puesta en marcha de una serie de medidas correctoras, radicales a veces, pero que se deben llevar a cabo sin no queremos que la empresa vaya a la quiebra y a su práctica desaparición. Las empresas en crisis en España, no siempre disponen de los mecanismos adecuados para superar la situación.

            Medidas correctoras para superar la crisis en una empresa

            Ante el menor atisbo de crisis, hay que poner en marcha varias medidas correctoras para superar la crisis de diverso calado con el fin de superarla. De lo contrario se producirán desviaciones no sólo económicas y financieras sino laborales que entorpecerán la marcha de la empresa.

            En primer lugar es conveniente que el patrimonio neto contable en el balance se vea aumentado de tal forma que cuando menos suponga entre un 40 o un 50 por ciento del total del balance y para ello debiéramos realizar una ampliación de capital. Desde luego no siempre es posible.

            Por otra parte todas las deudas a corto plazo hay que procurar pasarlas a largo plazo, con el permiso de los bancos y proveedores y clientes, pues habrá que negociar con ellos. De los activos fijos se deben vender aquellos que realmente no sean necesarios para que el negocio funcione y con el dinero obtenido, poder reducir deudas, que en la mayoría de los casos se deben renegociar para abaratar su coste. Si es necesario para conseguir esto, se pueden ofrecer garantías.

            Las existencias de la empresa deben tender a reducirse a cero

            No debemos dudar, ni nos debe temblar el pulso a la hora de hablar de las existencias, pues se hace necesario que la empresa de hoy en día tenga stock reducido a la mínima expresión si no a cero. Por ello se deben vender existencias por el coste de oportunidad que supone tener un inventario de mercancía con cantidades elevadísimas para la rotación existente.

            De igual manera y en coordinación con la rebaja de las existencias en almacén, se deben aumentar las ventas mediante descuentos por pronto pago que animen a los clientes a comprar.

            En definitiva las medidas anteriores son las mínimas e imprescindibles que se deben poner en marcha para superar una situación de crisis y que se pueda salvar el negocio. También hay que pensar que estas medidas no siempre se pueden llevar a la práctica pero no por eso tenemos que dejar de ponerlas en marcha. Eso sería no sólo síntoma de dejadez sino además intolerable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario