domingo, 18 de diciembre de 2011

Planificación fiscal de la Renta 2011


            Ahora que se acerca el final del ejercicio económico 2011, es momento de que planifiquemos el cierre del ejercicio para que la factura fiscal sea la mínima posible. Por ello las decisiones que se tomen antes de que acabe el año serán fundamentales para que hacienda nos devuelva más o paguemos menos. En las líneas siguientes analizaremos los apartados de la declaración de la Renta en que podemos influir, comenzando por los Rendimientos del trabajo, inmobiliarios, mobiliarios y de actividades económica, dejando para otro artículo las Ganancias de patrimonio, las reducciones de la base imponible así como las deducciones de la cuota líquida.
     
       Rendimientos del trabajo


            Cuando los rendimientos del trabajo se hayan generado en un período de más de dos años de manera no periódica, podemos aplicar una reducción del 40%. Por todo eso, es el momento para ejercitar la opción de compra sobre acciones o participaciones de trabajadores siempre y cuando hayan transcurrido más de dos años desde que es concedieron. De igual manera no se deben conceder anualmente por supuesto.
            A tener en cuenta también que a la hora de calcular el rendimiento neto, hay que tener en consideración que a partir del 1 de enero del 2011, se ha introducido un límite de 300.000  € en la cuantía del rendimiento íntegro sobre la que se calcula el 40 % por los rendimientos irregulares indicados anteriormente.

            Rendimientos de capital inmobiliario


            En el caso de gastos de financiación, de reparación y de conservación, serán deducibles aquellos que sean necesarios para la obtención de los ingresos sin exceder de estos, pero el exceso se podrá de deducir en los cuatro año siguientes con el mismo límite, por lo que podría ser conveniente adelantar los gastos si se sabe que se van a tener que llevar a cabo necesariamente.
            En otro orden de cosas el porcentaje de reducción del rendimiento en el arrendamiento de vivienda, ha pasado del 50% al 60%, aunque la reducción será del 100 % en el caso de arrendatarios de menos de 30 años o menos. El año pasado era 35 años y los arrendadores que tuvieran un contrato de alquiler con anterioridad al 31-12-2010, podrán reducirse el 100 % hasta que el arrendatario cumpla 35 años.
            Finalmente indicar que el arrendatario debe tener rentas superiores al IPREM que para el 2011 está establecido en 7.455’16 €.
            Rendimiento del capital mobiliario

            A tener en cuenta aquí que hay una exención de 1.500 € cuando se perciban dividendos y participaciones en dividendos.

            Rendimiento de actividades económicas


            En ese apartado se pueden retrasar ventas o adelantar gastos que sepamos que se van a generar obligatoriamente y de igual forma tendremos en cuenta la libertad de amortización prevista para el ejercicio en inversiones realizadas en elementos nuevos para el inmovilizado que se pongan a disposición del sujeto pasivo a partir del 2011 hasta el 2015, con un límite en el IRPF como es que no se supere el rendimiento neto de la actividad.
            A tener en consideración la reducción del rendimiento de actividades económicas y también la reducción del 20% por el mantenimiento y creación de empleo con un límite del 50% del importe de las retribuciones que se hayan satisfecho durante el ejercicio a lo trabajadores, cumpliendo eso sí determinados requisitos como son que el importe neto de la cifra de negocios del conjunto de las actividades sea inferior a cinco millones de euros, que la plantilla media sea inferior a 25 trabajadores y que la plantilla media del conjunto de sus actividades no sea inferior a uno y a la plantilla media del ejercicio 2008.